Vacunación Adultos

Súper Adultos

En cada momento de la vida, sin importar la edad que se tenga, es fundamental estar vacunados y protegidos contra distintas y graves enfermedades.

Las vacunas que requieren las personas mayores de 18 años, se establecen según su estilo de vida, la labor que desarrolla, las enfermedades que sufre, los lugares que habita  y las vacunas aplicadas en otros momentos; por esto se recomienda aplicar las vacunas necesarias durante el ciclo de vida para tener factores de protección en el organismo.

Las vacunas no son sólo para niños. Independientemente de la edad que se tenga, todas las personas requieren vacunas para estar protegidos contra enfermedades graves y, a veces, mortales. La protección de las vacunas que recibió de niño puede desaparecer con el tiempo, lo que podría ponerlo en riesgo de contraer enfermedades nuevas y diferentes.

Afecciones más comunes

A lo largo de la vida adulta se recomiendan vacunas para que obtenga y mantenga protección

Influenza (gripe)

Estacional (para todos los adultos).

Tosferina

(para todos los adultos que no hayan recibido antes la vacuna Tdap y las mujeres en cada embarazo).

Tétanos o difteria

(cada 10 años después de la vacuna Tdap).

Herpes Zóster

(o culebrilla, para los adultos mayores de 50 años).

Enfermedad Neomocócica

(para los adultos mayores de 65 años, y los menores de 65 que tengan determinadas afecciones).

Entre las otras vacunas que podría necesitar se incluyen las que protegen contra el virus del papiloma humano (que puede causar ciertos cánceres), las vacunas contra la enfermedad Neomocócica, la hepatitis B, la hepatitis A, la varicela, y la que protege contra el sarampión, las paperas y la rubéola.

Todos contra el Herpes Zóster

El Centro Internacional de Vacunación de la Cruz Roja Colombiana Seccional Valle del Cauca promueve la campaña de protección contra el Herpes Zóster, una enfermedad popularmente conocida como “Culebrilla”, que se produce por la reactivación del virus Varicela Zóster, causante de la Varicela que permanece latente en los ganglios espinales de las personas que la han padecido. Esta enfermedad presenta unas ampollas muy dolorosas que suelen afectar un solo lado de la cara o el cuerpo y se manifiesta generalmente, en personas mayores de 50 años.

Quienes padecen esta enfermedad se quejan de las lesiones cutáneas que afectan la espalda, el estómago y la cara, deteriorando su calidad de vida de forma significativa. El dolor es el síntoma más común en pacientes que contraen el Herpes Zóster, que puede llegar a ser más fuerte que el dolor de un parto.

En la mayoría de los casos, este dolor disminuye a medida que desaparecen las erupciones cutáneas. Sin embargo, en algunos pacientes el malestar se torna crónico y persistente durante meses o años luego de la cicatrización de las ampollas, a lo que se le conoce como Neuralgia post-herpética (NPH), causante de fatiga, insomnio, depresión, anorexia, pérdida de peso y aislamiento social.

Colombia es uno de los pocos países en Latinoamérica que cuenta con la vacuna que previene el Herpes Zóster y la NPH. Su nombre es Zostavax y los resultados han demostrado que reduce en un 51,3% el riesgo de desarrollar la enfermedad. Su impacto ha sido positivo y es considerada como la primera vacuna para prevenirla.

La vacuna está recomendada en mayores de 50 años, pero puede aplicarse antes, ya que se conocen casos de personas de 40 años que lo han padecido. Por ello, la Cruz Roja Colombiana Seccional Valle lleva a cabo esta campaña de sensibilización frente a las complicaciones que puede generar esta enfermedad e invita a toda la comunidad adulta a que se vacunen contra el Herpes Zóster.

Conoce todas nuestras líneas de vacunación