LA VACUNACIÓN FRENTE AL VIRUS DEL PAPILOMA (VPH) NO ESTÁ RELACIONADA CON LA INFERTILIDAD

CONCLUSIÓN DEL GACVS

El GACVS concluye que los datos disponibles no apoyan una asociación entre la vacunación contra el VPH y la infertilidad o la insuficiencia ovárica primaria. El perfil de seguridad actualmente sigue siendo extraordinariamente favorable. No obstante, la seguridad de las vacunas contra el VPH seguirá siendo monitorizada y los datos revisados periódicamente. Vacuna VPH no Genera Infertilidad

El GACVS recomienda que las estrategias de comunicación sobre la seguridad de las vacunas aseguren una comprensión adecuada del favorable perfil de seguridad de estas vacunas.

El Global Advisory Committee on Vaccine Safety

(GACVS) es un comité asesor de la OMS compuesto por 14 expertos independientes provenientes de las áreas de la epidemiología, bioestadística, pediatría, medicina interna, farmacología, toxicología, enfermedades infecciosas, salud pública, inmunología y regulación de fármacos.

Este comité se reune dos veces cada año. En la última reunión del 4 y 5 de diciembre de 2019 el Comité examinó datos sobre la seguridad de las vacunas contra el rotavirus, el virus del Ébola y los virus del papiloma humano (VPH). También examinó dos cuestiones genéricas: la actualización de la estrategia mundial de seguridad de las vacunas y las revisiones de casos de las comunicaciones sobre la seguridad de las vacunas. En los días precedentes, 2 y 3 de diciembre, se celebró el Global Vaccine Safety Summit, que reunió, además del actual y anteriores componentes del GACVS, a representantes de todos los sectores implicados en la seguridad de las vacunas.

El informe completo de la reunión del GACVS se ha publicado en la propia web del comité y en Weekly Epidemiological Record (WER. 2020;95(4):25-36). A continuación se resumen algunos de los datos revisados y las conclusiones en relación con las vacunas del VPH y los riesgos sobre la fertilidad en los países de la región europea.

VACUNACIÓN CONTRA EL VPH EN LA REGIÓN EUROPEA

La mortalidad por cáncer de cuello uterino sigue siendo alta en varios países de la Región Europea de la OMS:

  • Se ha introducido la vacunación contra el VPH en 38 de los 53 países de la región (el 94 % de los países de ingresos altos, el 29 % de los de ingresos medios y el 57 % de los de ingresos bajos (a través de GAVIen esta último caso).
  • Sin embargo, la cobertura vacunal en las adolescentes es muy variable, oscila entre el 6 y el 95 % en estos países.

Las razones de estas bajas coberturas son variadas, pero una de las principales es la preocupación por la seguridad de la vacuna entre los padres, las adolescentes, los sanitarios y los profesionales del sistema educativo. Entre las preocupaciones se encuentran la posible influencia sobre la fertilidad y el comienzo de la actividad sexual entre las adolescentes, y las reacciones de ansiedad y estrés tras la vacunación.

MONITORIZACIÓN DE LA SEGURIDAD DE LAS VACUNAS DEL VPH

Desde la primera autorización de comercialización en 2006, se ha llevado a cabo un seguimiento y vigilancia intensiva de las 3 vacunas disponibles (Cervarix [VPH2], Gardasil [VPH4] y Gardasil 9 [VPH9]), con más de 160 estudios realizados en muy diversos países. El resultado ha sido la confirmación de un perfil de seguridad favorable. La anafilaxia (incidencia estimada en 1,7 casos/millón de dosis) y el síncope son los efectos adversos conocidos relacionados con la vacuna y la vacunación, respectivamente. Pese a ello, en muchos países no se han despejado las dudas y se mantienen coberturas vacunales bajas.

El GACVS ha abordado la cuestión de los efectos atribuidos sobre la fertilidad de las vacunadas. Para ello ha emprendido una revisión sistemática (RS) de los informes de casos que relacionan la vacunación con la insuficiencia ovárica primaria (IOP; definición: disfunción o agotamiento de los folículos ováricos, síntomas de menopausia e infertilidad antes de los 40 años de edad). Se identificaron 608 artículos, que tras la exclusión de duplicados y estudios irrelevantes, se quedaron en nueve artículos que conformaron el material de la RS:

  • Se revisaron tres artículos sobre casos de IOP en niñas, después de 8-24 meses de la primera dosis de la vacuna VPH4. Había relación temporal, pero no hubo evidencia de una asociación causal ni de la participación de algún componente de la vacuna en la patogenia de la enfermedad (Am J Reprod Immunol. 2013;70(4):309-16BMJ Case Rep. 2012;pii:bcr2012006879J Invest Med High Impact Case Rep. 2014;2(4):2324709614556129).
  • Se revisaron también los informes basados en la vigilancia pasiva de efectos adversosen Australia (DAEN), Europa (Eudravigilance) y EE. UU. (VAERS). La conclusión tras la reevaluación de los datos actualizados a diciembre de 2019 confirmaron las conclusiones anteriores sobre el favorable perfil de seguridad de la vacuna VPH4 ( 2018;36(13):1781-8) y VPH9 (Pediatrics. 2019;144(6):e20191791).
  • Finalmente se revisaron los estudios epidemiológicos:
    • El primero fue un estudio prospectivo de cohortes de mujeres que planeaban un embarazo en Canadá y Estados Unidos. No se encontró ninguna asociación entre la vacunación contra el VPH y la fecundabilidad (Paediatr Perinat Epidemiol. 2017;31(6):531-6).
    • El segundo fue una evaluación ecológica de la asociación de la vacunación contra el VPH con el embarazo basada en datos de la National Health and Nutrition Examination Survey2007-2017, que fue el único estudio que sugirió cualquier asociación. Este artículo fue retractado por la revista debido a graves defectos tanto en el análisis de datos como en la interpretación (J Toxicol Environ Health A. 2019;81(14):661-74; comentario en Medscape, 10/diciembre de 2019).
    • El tercer estudio fue una evaluación de las altas hospitalarias de la base de datos de pacientes hospitalizados en los EE. UU., que no encontró un aumento en las altas hospitalarias de niñas de 15 a 17 años antes o después de la introducción de la vacuna contra el VPH (Am J Reprod Immunol. 2014;71:293-4).
    • El cuarto es un riguroso estudio epidemiológico del Vaccine Safety Datalink, una red de seguridad de vacunas basada en la población de entidades que proven atención sanitaria en los EE. UU., en el que no se encontró ninguna asociación entre la vacunación contra el VPH y la IOP ( 2018;142(3):e20180943).

Por lo tanto, no se han encontrado pruebas de que la vacunación contra el VPH tenga algún impacto en la IOP y la fertilidad.

De forma adicional, añadir una referencia reciente -no incluida en la revisión del GACVS comentada aquí-: se trata de un estrudio epidemiológico con vigilancia casi en tiempo real durante 2 años, tras más de 800·000 dosis puestas de VPH9 a niñas o mujeres de 9 a 26 años de edad. Nuevamente, sin la detección de señales epidemiológica de alerta respecto a la seguridad (Pediatrics. 2019;144(6):e20191808).

 

Conoce el servicio de Vacunación Cruz Roja Valle